Nos majaron en los Pregoneros del 2010

Invitación al Halloween de Tribu, publidada al día siguiente del Pregonero

Mientras no había iniciado la premiación, todo iba de maravilla para Tribu. Empezó y todo fue después cuesta abajo, con una mención que ganamos mientras en la pantalla estaba Publimark, y así hasta el final ¡todo mal! ;-)

Antes sin embargo, tuvimos que escuchar a un desarticulado trío de jueces creativos exponiendo ideas en un orden aleatorio y un mensaje disperso.  (¡Extrañé a un Rodolfo Borrell o un Gustavo Rodríguez!) Sin embargo, el ridículo se lo llevó Lanis pues tuvieron que apagarle el micrófono para que se callara, otro jurado (el de Grey) le tuvo que aconsejar al oído que no siguiera hablando de la Romería, y hasta Mariela Rodríguez se tuvo que poner de pie y caminar hasta el podium para que lo detuvieran, -¿ves la escena?- y aún así, logró que se lo reconectaran hasta que pudo encontrar cómo terminar.

Fue un despegue que me hizo pensar que algo iba a salir mal. Sin embargo, luego hasta en eso me equivoqué porque realmente no fue algo sino todo  mal, aunque no para todos sino para Tribu. Anoche nos trajimos solo papel y nada de bronce. ¡Así es la vida en los trópicos!

La verdad, por si no lo reflejan las palabras, escribo mientras me río de la escena vivida y gozo de cómo hay días en los que se gana todo y otros en lo que se pierde hasta la cara en medio de tanta cosa.  De lo sublime a lo ridículo solo hay un paso, y anoche solo espero que nos hayamos quedado en el limbo. ¡Aunque creo que hasta en eso fallamos!

Después de que vimos el extraordinario trabajo de nuestro equipazo creativo pegar en el aro, salir fuera del marco o rebotar en el poste con  varias menciones honoríficas y especiales, nos llegó el momento esperado y el gol de la honrilla con la bola en el punto de penal y sin portero. Se anunció el Pregonero de Radio con solo dos finalistas y los dos de Tribu, con las versiones Puppy y Avión. Ambas han sido ganadoras por todo lado donde las hemos enviado a concursar, aunque la primera en especial. Y como ya solo quedaban dos premios más, yo tenía hasta contadas las estatuillas y ¡claro!, ahí estaban todas, incluida “la nuestra!”.

Sin embargo, en la premiación no tuvieron la cortesía de anunciar que esa categoría iba a quedar desierta. Además, al entregar los dos certificados a la vez, en descoordinación con los maestros de ceremonias, al anunciarse la siguiente mención y sin Pregonero para Radio, se creo un acongojante momento y una confusión que agregó al desconcierto.

Como carajillos de la calle con la carita sucia pegada a la ventana de la Universal, nos quedamos sin el último chance posible que pudimos tener en la noche de salir con una estatuilla. La única categoría de la noche sin Pregonero fue la que debió haber sido nuestra. Todo lo demás es historia y pasado.

En todo caso y en resumen: ¡Nos majaron! Mientras todo ésto sucedía, Leo Burnett se llevó sus Pregoneros, Publimark volvió a ganar los suyos (y en mi opinión los grandes ganadores de la noche por más ideas premiadas), TBWA reapareció en el escenario con el suyo en web y jotabeqú consolidó una noche buenísima incluido el Gran Pregonero de la noche para Gold Gym, cliente con el que ganaron tres estatuillas. Todo bien para ellos, no hubo uno que no aplaudiera desde mi silla y así como hoy celebran en ésta agencias ganadoras, hoy nosotros ya estamos enfocados en la creatividad que sigue.  (Aunque siento un poco vacío éste lugar). Hoy nos toca ser dignos perdedores de una noche, y por ésto, a todos los ganadores un aplauso fuerte y merecido.

Felicitaciones a La Nación, gracias por el fiestón, mientras que supongo que en el post mortem tendrán mucho que revisar para mejorar el próximo año. Pueden esperar de Tribu DDB una carta de opiniones, recomendaciones y puntos de vista con relación al Pregonero de anoche y al concurso en general. Es nuestra obligación

Facebook Comments

Comentarios de Facebook:

4 comentarios sobre “Nos majaron en los Pregoneros del 2010

  1. Dejando las palabras bonitas de lado, la verdad, me parece una PLAYADA que no le dieran a Tribu el pregonero por unas cuñas a las que le sobran los méritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *