Los entretelones de la política nacional

Se aprende muchísimo cuando se viven los entretelones de la política nacional. Momentos cruciales, decisiones de vida, movimientos inesperados y carreras que se consolidan, entre una y docenas de circunstancias, todo a la vista de la opinión pública y mucho que no debe y no lo está.

He disfrutado y sigo aprendiendo en el proceso que vivimos hoy, al seguir íntimamente comprometidos a la Vía Costarricense, como plataforma de influencia y gestión de cambio. A la vez hemos iniciado el trabajo para la campaña que moverá al Alcalde San José a la Presidencia de la República. De hecho, cuando ya nos preparábamos para la lucha interna del PLN, se dieron las rendiciones y pronto se alisó el camino para un proceso mejor, pues hoy finalmente hay más ideas que candidatos.

Al conocer de cerca a los protagonistas de toda esta dinámica en nuestro país, y no solamente me refiero a los principales, descubro seres humanos extraordinarios. Me tiene muy bien impresionado pasar de los titulares en los periódicos a las conversaciones personales, para descubrir que hay mucha gente buena y bien intencionada, tal vez al contrario de lo que uno supone como observador distante. Estimado lector o lectora, hay más talento del que creemos y más capacidad de la que normalmente se reconoce, por lo que debo confesarte que tengo esperanzas vivas y fundamentadas en experiencias recientes.

En un resumen simplista de toda la complejidad que implica, sin embargo, pienso que hay un problema que debemos poner bajo los focos de mayor voltaje. Me refiero a la manía, carencia o miopía que nos hace pensar que las diferentes partes deben estar siempre en antagonismo, que para ser oposición hay que bloquear y obstruir, o que si uno es blanco el otro debe ser negro. Por esto, si queremos avanzar, debemos procurar que en nuestra cultura política, un acuerdo o un consenso multi-partidista no conduzca a condenación, sino al aplauso que implicaría auténtico progreso y expansión.

En medio de las circunstancias, la candidatura visiblemente puntera y ganadora, la de Johnny Araya Monge, tiene hoy la posibilidad de sumar, de incluir y agregar como no se había dado antes una oportunidad igual. Por esto, desde los entretelones de la política nacional, con sincera humildad y firme compromiso, confío en poder contribuir para que así sea.

Ganamos más si ganamos todos.

Facebook Comments

Comentarios de Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *