La reinvención de las experiencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ha sido una experiencia maravillosa revisitar la Capilla Sixtina, ahora a la distancia del teclado también en una exquisita composición virtual 360º y de impecable calidad. Se ha reinventado la visita distante y es para muestra el primer botón.

En todo sentido y en todas direcciones, las experiencias conocidas están siendo superadas por experiencias reinventadas, acentuadas, mejoradas. Desde una tijera hasta la primera clase de un vuelo extendido, desde la voz que te responde en una contestadora automática hasta el vino tinto y la goma de mascar.

En muchas de ellas, la tecnología es un acelerador de las ideas que siguen siendo el centro de la innovación. Sin embargo, como en el caso de las escaleras eléctricas en espiral, a menudo es solo un giro acá o un giro por allá lo que viene a crear una nueva y positiva emoción.

Más de lo mismo, sin embargo, es lo que seguimos viviendo en Costa Rica, como ignorando que en el mundo entero las experiencias están todas en un acelerado proceso de reinvención. En nuestro caso, bastaría con ponerle apio al gallo pinto, cuando menos para empezar.

¿Te imaginás lo interesante que sería tener a Glenda Umaña en vez de Pilar Cisneros? (Cuando menos por un mes) ¿Cómo sería de refrescante que doña Laura volviera a ser solo Laura y regresara a Gorileo TV? ¿Y qué tal si La Nación nos permitiera diseñarle una portada al mes, turnándonos una por cada agencia de Ascap? ¿No sería emocionante un clásico de futbol en la playa de arena al lado del volcán Irazú?

Si en un centro comercial se pinta el techo, no como la Sixtina sino al menos como el cielo,  para prolongar el día y las horas de compra, ¿cuánto podríamos hacer nuevo en Costa Rica si como país nos propusiéramos reinventar las experiencias?

Está claro que el circo más exitoso de la historia es el Cirque du Soleil, precisamente el que hizo lo impensable hasta hace muy poco: eliminar los animales. ¿Un circo sin leones ni elefantes? Hasta hace unos años habría sido inimaginable, aunque solo se necesitó de un visionario para reinventarlo. Y entonces, ¿será posible que pintemos San José de blanco? ¿O de celeste? ¡Qué ciudad más fea por Dios! Algo tenemos que hacer pintando fuera de las líneas y pensando fuera de la caja. Tenemos que encender chispas por todas partes, y reinventar nuestro espacio.

Ver hoy a LeBron James con el Miami Heat, como un ejemplo más, es como ver a Michael  Jordan hace años con los Bulls. Más que un partido de basketball, es un espectáculo reinventado para que la gente quiera regresar.  Desde las bandas colegiales hasta las cheerleaders, desde los time-outs hasta los rompehielos. La reinvención de las experiencias ha llegado a todas partes, aunque en Costa Rica todavía no nos hemos dado cuenta, solo con muy pocas excepciones. Todo debe sintonizarse para provocar una experiencia que uno luego quiera repetir, poniéndole un nuevo sabor que fusione función y diseño, forma y forma, tono y manera. ¿Cuándo iniciaremos abiertamente en nuestro país? O para comenzar, ¿cuándo en la mayoría de las tiendas o establecimientos retail del país?

Muchos son los intentos, aunque aún dominan  los convencionales, los tradicionales, los que ya se han visto, precisamente los que prefieren ir por lo seguro. Tal vez porque no se han percatado de que no hay mayor riesgo hoy día, que el que significa no asumir uno. La reinvención de las experiencias nos llama por todas partes, desde cómo es rediseñar la oficina (a la izq. una vista parcial de Tribu DDB) hasta cómo debe ser un consultorio, desde la visita al banco o a la iglesia. Y ya que lo menciono, mirá por dónde andamos con el Proyecto Openhouse, porque no es solo decir, sino hacer lo que se dice.

Si estamos haciendo o viviendo algo tal y como lo hacíamos hace tres años, posiblemente es tiempo de reinventarlo. Tecnología, talento y tolerancia serán los tres elementos clave para lograrlo a escala nacional. ¿Empezamos? O en nuestro caso, compañeros y amigos, ¿continuamos?

Inició el 2011. Así que, manos al diseño. Hay mucho que reinventar.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

¿UNA IGLESIA IRRESISTIBLE?

Imaginate una iglesia que se desea toda la semana para ir a ella cada domingo. Una a la que los niños piden ir y a la que desean regresar, porque es el mejor momento de

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020