Yo necesito traductores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde niño en mi familia me conectaron con Dios. Durante los primeros 8 años de mi vida me llevaron siempre a la iglesia Metodista, y desde ahí he llevado conmigo bases, valores y mensajes que me han acompañado por la vida. Sin embargo, yo he sido como en ruso: “On-Off”, o como le contaba a unos amigos, otro cristiano intermitente.

La religión ha sido una de las causas de mis alejamientos, también el mundo y nuestra cultura y tal vez el hecho de que me tomó mucho tiempo comprender que yo necesito traductores. La Biblia es un compendio sagrado de 66 antiguos escritos por 44 personas inspiradas por Dios, por un espacio de 1.600 años en 3 continentes y 3 idiomas diferentes. Yo estoy convencido de que no tiene error, y aunque me cuesta mucho comprender la mayoría, así como no entiendo del todo una buena parte, creo que es el mensaje del Ser Superior que creó todo lo que existe.

Sin embargo, si en vez de hace 2.000 años, Jesús hubiese venido hoy, seguramente que su mensaje habría usado iMax 3D para contar sus maravillosas parábolas. El Nuevo Testamento, como consecuencia, tendría una producción impresionante, de todo habría en imágenes, millones de twitts habrían contado todos los eventos, YouTube estaría con incontables vistas de sus milagros y nuestros Facebook tendrían marcas por todas partes probando su existencia.

No obstante, Dios eligió hacerlo de otra forma. Nos dejó un libro de tiempos en los que no habían los recursos que tenemos hoy. Más aún de la fe que necesitamos para creer que Jesús fue quien él dijo haber sido, tal vez nos entregó su mensaje así porque Él sabe que ninguna película supera el libro. Nuestra imaginación tiene que poner el video, y por ello, es mejor que cualquier cosa que puedan hacer en Hollywood, aunque mi razón se encarga de complicar entre las dudas y mis obvias limitaciones.

Lo cierto es que a mi me cuesta leer la Biblia, y no logro sentirme cómodo cuando me predican. No entiendo porqué los curas y los pastores visten extraño para hablarnos con sus tonos de púlpito, me fastidia cuando regañan, mientras que me aburro a muerte entre rituales repetitivos y los himnos de hace 200 años. Yo necesito traductores, como algunos que te quiero recomendar en caso de que seás como yo.

Fuera de la religión, yo he encontrado respuestas en la relación. Lejos de los sermones acartonados, he podido escuchar verdaderamente en las conversaciones naturales, en el marco de un modelo de iglesia diseñado pensando en la gente a la que no le gusta la iglesia.

Los traductores modernos tienen entonces un espacio actualizado a nuestros tiempos, y recursos oportunos para los déficits atencionales que padecemos muchos de nosotros. El esquema se adapta y a los duros o malamansados como yo, nos trae los traductores que ocupamos en un ambiente relevante. En Costa Rica lo impulsa el Openhouse.

Si de personas se trata, acá te cuento de mis traductores y te dejo con mensajes suyos para que los podás conocer. El más relevante para mi ha sido Andy Stanley. La mayoría de sus mensajes son en inglés, aunque en esta dirección encontrás algunos doblados al español: http://northpoint.tv/espanol.

Ahora en Costa Rica, importado directamente desde Atlanta, otro traductor es Julio González. Después de 7 años en North Point, comprende y vive el modelo no convencional de iglesia, y con un conocimiento bíblico profundo, ha traído el liderazgo que todo movimiento requiere. Acá un video de hace un año más o menos, que te permite comprender el tipo de traductores a los que me refiero.

En la base de una comunidad y relaciones intencionales, convencidos de la importancia de crecer espiritualmente para la vida auténtica, en medio de muchos malos traductores, algunos son extraordinarios. Uno de los más conocidos es hoy Rick Warren, acá en una charla en TED.

Bill Hybels es otro maravilloso traductor, de Willow Creek Community Church, cuyo enfoque es también multidenominacional, abierto y especialmente enfocado en reinventar la iglesia. Entre otros, Rob Bell nos sostiene que absolutamente todo es espiritual.

Jesús Adrián Romero es un traductor increíble desde la música, como lo es un Hans Wust en Costa Rica.

Con la Biblia por base, con todo y lo que me cuesta, yo necesito traductores. Por esto, a menudo voy a la iglesia digital, aquí en la web por http://www.northpointonline.tv/. Uso mucho los podcasts disponibles y bajo apps a mi iPhone. El Openhouse es una maravilla y mi grupo pequeño una verdadera bendición.

Eso sí, la única forma de evitar al ruso del “On-Off” es con alto mantenimiento. No es cuestión de una vez al año, sino de todos los días. Es como comer pan espiritual o entrenar para una maratón, requiere de alto mantenimiento. Por esto, te invito a alimentarte espiritualmente muy bien!, y si no tenés dónde, te invito a explorar el Openhouse. Estás invitada, estás invitado, te invitamos a invitar.

¡Me extendí! Creo que me emocioné sobre las teclas. Perdón. Confío en Dios, si no lo has hecho, que acá podás encontrar algunas rutas o caminos para regresar, para buscar o para iniciarte en dirección a Dios.

Yo no se qué va a pasar después de esta vida, aunque creo en todas las promesas. Lo que sí es cierto es que nuestras vidas va a ser mejor hoy.

¡Salud!

 

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

El Pregonero más importante de mi vida

En las épocas en las que ganamos nuestro primer Pregonero de Bronce, alrededor de 1991,  hace unos 20 años, como agencia nos llevamos una estatuilla invaluable y en lo personal gané un amigo para la

Cannes Lions a un mes de su despegue

El próximo Festival Cannes Lions está a la vuelta de la esquina, por lo que la tensión se intesifica, las maletas se alistan, los hoteles se abarrotan con reservaciones y el mundo de las marcas

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020