En la portada de Ego

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cuando me ofrecieron la portada del primer número de Ego, hace varios años, no tuve duda alguna en rechazar el gentil ofrecimiento que me hicieron. El nombre de la revista y mi desconocimiento de su nuevo formato, me llevaron a dejar pasar esa oportunidad.

Con el pasar de los años y las diferentes ediciones, la publicación logró el éxito que desde el principio buscó Óscar Álfaro, quien es dueño y editor de Casa Galería, Ego y otras publicaciones. Por esto, cuando me visitó el año pasado y me hizo una nueva invitación, no sin una buena dosis de inquietud, acepté su amable invitación.

Al conversar de los posibles enfoques, le conté a Óscar del interés que me provocaba poder contar un poco de las tribus en las que vivo, así como de la oportunidad que sería una portada con cientos de personas en ellas. Después de todo, somos la suma de todas nuestras experiencias, y así, de toda la gente con la que convivimos, desde tu familia, la tribu esencial, hasta la última persona con la que interactuás.

Con las fotografías por Kurt Aumair de Ego, el armado de la portada estuvo a cargo de Kenneth Prieto, quien visiblemente se pulió en componer una imagen que incluyera muchas de las tribus en mi vida. Con el apoyo de Diana López, la tarea se facilitó mucho y aún así se llevó varios días, hasta llegar a la misma publicación. La entrevista estuvo a cargo de Inti Picado, con quien sostuve una agradabilísima conversación, y quien me supo interpretar aún mejor de lo que yo me pude expresar.

La experiencia resultó ser mucho menos dolorosa de lo esperado y la verdad es que no pasa nada. La gente que te quiere elogia la publicación, y los que la critican, generalmente no te lo dicen. De manera que el balance personal resulta positivo y la experiencia trauma mucho menos de lo esperado, contás tu historia y finalmente la compartís. Todo bien.

Aquí está, por si la queres mirar. Ojalá y podás leer su contenido, pues resultó ser una buena oportunidad para celebrar muchas de las tribus en las que habito.


Así que Óscar, mil gracias por la invitación. Lo disfruté y espero que así Uds. también lo hayan gozado. Igualmente, gracias a todas las personas que me acompañaron en la portada, porque al sumarnos en esta imagen logramos un resultado cuando menos interesante, y en mi opinión, sensacional. ¡Gracias!

Y a vos, estimado lector de “A Fuego Lento”, aquí te la dejo como parte de mi bitácora, o en otras palabras, de este blog que a veces suma y a veces no. Normal.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Este blog apesta. Mejor otro.

Hace unas tres décadas que pasé frente a un rótulo en las afueras de la discoteca Baby’O en Acapulco que decía: “This place sucks. Go next door”. En otras palabras y en nuestro idioma: “Éste

ALVARO FERNANDEZ: Nuestro primer creativo reincidente

Alvaro Fernández entró a nuestra agencia con las credenciales de doña Rotunda en el pecho, un personaje creado para la Lotería Nacional que hizo estragos, historia y provocó sonrisas de las grandes. Con nosotros, dedicó

El futuro de la publicidad

Hace unos días me hicieron varias preguntas sobre el futuro de la publicidad. Supongo que después de más de 30 años en ella, la periodista tuvo un fundamento razonablemente bueno para suponer que yo le

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020