OGILVY IS F… DEAD!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Kevin Roberts y Jorge Oller

En medio de su presentación a Bob Isherwood el jueves pasado, este señor en la fotografía conmigo unos minutos antes, Kevin Roberts, como dice él, gordo, pelón y eso sí, rico, se soltó a recordarle a un grupo de Ogilvyanos en el salón del Ritz Carlton, que su fundador está… muerto.
¿Y porqué se lanzó de esa manera a reiterar lo que todos sabemos? Habría que preguntarle a Kevin. Sin embargo, interpreto que fue su manera de evidenciar que mientras en otras redes se concentran en exaltar lo propuesto y dicho por otros en el pasado, Saatchi es una red con voz viva y propia, con ideas que evolucionan y proponen innovación, evolución, revolución. Y en el caso de KR y como el de Bob, él ha puesto clara su voz en el mundo y se ha abierto un espacio entre los publicitarios leyenda de la historia… sin haber sido un publicista antes de ser el CEO de Saatchi.
Con el respeto y admiración de todos, en un tono propio del famoso KR, cuando recordaba de una presentación de agencia que recibió de O&M como cliente, se giró hacia la mesa donde estaba la gente de Ogilvy, por algunas murmuraciones que se escucharon, y les dijo directamente, “and just in case you don’t know yet… Ogilvy is dead! You know… (y subió fuertemente la voz), Ogilvy is f… dead!“.
En el salón de inmediato, y en todas las mesas, se escucharon risas y expresiones de asombro, porque KR logra este tipo de expresiones con una fuerza y arrogancia, mezcladas con liderazgo, potencia e ironía, que no llegan a ofender a muchos, sino más bien, a sorprender con sus agallas y determinación a decir lo que piensa. Y bueno, después de todo, tenía razón: desde hace mucho que Ogilvy murió. Como también Burnett, Bernbach, McCann y tantos más.
De hecho, KR es quien ha hecho de la palabra L… (Lovemarks), posiblemente su segunda más pronunciada, después de la palabra F… (que no ocupa explicación), y en esa combinación, ha desarrollado respeto en el mundo por sus ideas transformadoras. Enfocado en acercar gente y construir una familia en la organización, ha desarrollado una propuesta espectacularmente seductora y que avanza en el mundo para quedarse.
Así que vivos todos, tomemos de los muertos todo lo bueno que nos dejaron. Es un legado que nos toca recibir, proteger y superar, y por esto, el patrimonio cultural llega a nuestras manos para tomarlo y dispararlo a nuevas alturas. Lo que sigue es mejor, si lo hacemos nosotros. Lo tenemos que hacer los vivos, que los muertos ya no están.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Inicia el Cannes Lions más grande de la historia

Con más de 40,000 piezas inscritas compitiendo de todos los rincones creativos del planeta, el próximo festival Cannes Lions será el más grande, el más competido, el de más asistencia e intensidad en sus más

Arrepentimientos en agonía

  Bronnie Ware ha escrito un libro inspirada por sus experiencias entre pacientes terminales. “Los cinco principales arrepentimientos de los que mueren” es el título de la publicación que acabo de ordenar. Mientras me llega,

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020