QUE SE ACABE EL AÑO.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ya por estas épocas, no somos pocos los que sentimos deseos de que se acabe el año. Ya se nos antoja la idea de cerrar un ciclo más y tomarnos tiempo en la playa, el volcán o en la casa, sin presión alguna.

Las semanas laborales deberían ser de cuatro días, para poder partir la vida en un 4-3 que sería más sensato. Además, los años deberíamos hacerlos de 11 meses de actividad laboral y comercial, para dejar uno como tiempo libre para que todos nos tomáramos semanas para la familia, el esparcimiento y el crecimiento espiritual, a tiempo completo.

Nuestro sistema global de actividad está mal diseñado y por esto, cuando llegamos a Noviembre estamos con la urgente necesidad de terminar el año e irnos a esas cortas pero urgidas vacaciones. La verdad, tenemos un desbalance mundial y por esto, la humanidad descansa poco, reflexiona lo mínimo y se enriquece equivocadamente.

A mi me encantan las vacaciones de fin de año y la Semana Santa, pues son días en los que asumo que todos estamos haciendo lo mismo. ¡Incluida la competencia! También me encantan las vacaciones, cuando se logran tomar en la confianza de que sos absolutamente sustituible y que todo puede suceder aún mejor sin vos.

Igual, con tanto por hacer en estos meses de Noviembre y Diciembre, te confieso que hoy estoy que ya quiero que se acabe el año…

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Me encantan las anchoas

  Con frecuencia tengo una divertida discusión con mis hijos, pues creo que no hay mejor pizza que la de anchoas. A ellos les parece detestable, mientras que a mi me resulta maravillosa. La anchoa

“I can’t afford to be a pesimist”

Así lo dijo Ted Turner al inicio del Zeitgeist 2010, en una entrevista que inició con Tom Brokaw 1 hora y 2 minutos después de iniciada las primeras charlas, a la vez que encendió todas

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020