¿QUÉ HAGO CON EL BLOG?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El 5 de abril del 2005 publiqué el primer artículo en este blog. Hoy, casi 700 artículos después, me pregunto: ¿qué debo hacer con el blog? Y por esto, me encantaría contar con tu opinión. Veamos las opciones que veo por el momento:
1. Puedo seguir y no hacer nada diferente.
2. Puedo invitar a unos 5 a 10 personas a escribir y repartirnos la tarea.
3. Puedo congelarlo y dejarlo ahí como un lugar más en el espacio.
4. Puedo cambiarle el tono y pasarlo a chismes, porno o política.
5. Puedo cambiar el contenido y pasarlo a cualquier otro tipo.
6. Puedo imprimir todo lo escrito en un libro y acabar con el tema.
7. Puedo convertirlo en un sitio en vez de un blog.
8. Puedo donarlo a una persona que lo quiera continuar.
9. Puedo destruirlo y desaparecerlo del mapa.
10. Puedo olvidarme de él por un rato y regresar el próximo año.
11. Todas las anteriores.
12. Ninguna de las anteriores.
13. Una combinación de una o varias de las anteriores.
14. Olvidarme de todas y escuchar o leer nuevas opciones.
El blog recibe unas 2.500 a 3.500 visitas todos los días, con algunos días extraordinarios de hasta 10.000 visitas en 24 horas. El contenido acumulado ya hace del lugar uno en el que podés pasar algún tiempo descubriendo ideas, propuestas, torpezas, emociones, tonterías, reacciones y todo lo que se me ha ocurrido escribir, así como algunas relevantes participaciones en artículos y comentarios de otras personas.
Es decir, pareciera que tiene algún valor y algún grado de interés para un número importante de lectores que, además provienen de muchas y muy diversas partes del mundo. Por lo tanto, la opción de destrucción es una que me cuesta manejar como una vía a considerar con seriedad. Sin embargo, tal y como existe ésta opción suicida, creo que son de considerar otras muy interesantes, como podría ser la que animaría a una mayor participación.
Lo cierto, sin embargo, es que el formato actual ya puede estar perdiendo vigencia y que por tanto, podría estar pidiendo de una renovación, una reinvención y un rediseño, desde su propuesta conceptual y de contenido, hasta de los recursos que presenta y comparte con sus visitantes.
Todas tus ideas al respecto, serán más que bienvenidas. Tanto podés compartir tus reflexiones en los comentarios que permite el blog, como podés hacerlo a mi email, jorge.oller@tribu.co.cr, que a menudo preferimos vías más privadas y directas.
Estoy abierto y dispuesto a evolucionar el blog o hacer algo más con él para que podamos avanzar hacia adelante y en mutación positiva. El camino recorrido ha sido muy divertido, y en lo personal, una experiencia que repetiría. No obstante, vale decir que siento necesario un modelo más participativo y de más integración.
Así que escucho y estoy atento. Lo que viene tiene que ser mejor, más enfocado y más relacional, posiblemente aún más transparente, abierto, íntimo y conectivo. Igualmente, con más visión, sonido y movimiento, por lo que también cabe la posibilidad de que requiera de una nueva plataforma o solución interactiva.
Soy todo ojos, soy todo oídos.
Un abrazo!

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

MARJORIE GONZALEZ: nuestra primer colaboradora.

Cuando le propuse a Marjorie González que se moviera de GM (Gutiérrez Machado), agencia respetable de aquellos años, aceptó por razones que aún no entiendo, pues se decidió por una compañía embrionaria y la que

LA REINA DEL BAILE

Abrir los ojos y ver, es un milagro. Levantarse en la mañanas y caminar, también. No podemos dar nada por sentado. Mucho que agradecer.

Next: Maratón de Nueva York

Hace unos años empecé a correr. Primero fue una vuelta a la manzana para terminarla sin aliento, y luego fue un incremento gradual, lento y muy comedido. Antes lo había intentado con prisa, y las

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020