Tribu DDB continúa su travesía

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tribu DDB es un velero de competencia navegando por los mares de la vida. Lo conducen y disfrutan decenas de tripulantes apasionados con su visión, pues está en la dirección de nuestros propios sueños y aspiraciones personales. Más que una empresa, Tribu es un travesía inspirada por muchos e influida por unos pocos, como lo hace el espíritu de Louis Vuitton reflejado en éste mensaje para reflexión e intimidad con uno mismo.

Comprender la travesía es verdaderamente importante, pues en efecto no es ni un viaje ni una vacación. Tampoco es un partido de fútbol donde se da todo en solo 90 minutos, sino uno que suma día tras día y cada mes tras otro, explorando, descubriendo en colectivo y en personal. Así, la travesía nos muestra cómo encajamos en el mundo y cómo ella es la vida misma.

“Yo no quiero ser un producto de mi ambiente. Yo quiero que mi ambiente sea un producto mío”, dijo Jack Nicholson al iniciar The Departed, y coincido que podemos influir en nuestro entorno para ser quienes modelamos nuestra travesía. Así lo creemos sinceramente en Trbu, en altos y en bajos, en triunfos y en derrotas, en cimas o en precipicios, en calma o en tempestad, la travesía es emocionante, para quienes perseveran y superan las frustraciones del día, para quienes fijan su mirada en las metas y se proponen hacerlo en equipo, convencidos de que ganamos más si ganamos todos.

La travesía es larga distancia y tiempo indefinido, los premios no están seguros y las satisfacciones se dan por instantes en nuestra intensa y apasionada competencia. La base se construye picando piedra o kilómetros lentos en zona uno, con pocos o ningún atajo, con ningún almuerzo gratis o viaje regalado. La travesía es tesón, reciedumbre, fe, estoicismo, es toda un desafío y en cada momento una posibilidad de hacer una contribución, de agregar y hacer una diferencia.

Tribu DDB continúa hoy su travesía, ahora con plataformas para lanzamientos en Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá también, así como en Costa Rica desde hace más de 21 años. En éste 2010, después de meses intensos en emociones, cambios y galardones, conciente de que será con resistencia, pasión, sacrificio y hasta tortura, con visión e inspiración, con misiones y claridad en la ruta, con premios y alegrías, fascinación y amistad verdadera, abrazados con nuestros clientes y sus marcas, con nuestros socios comerciales y colaboradores en todas las áreas haciendo una sola gran familia tribal, pues no solo la sangre define una familia sino la misma travesía.

Eso sí, mi estimado lector o lectora hasta ésta última línea de ésta sencilla publicación en mi blog, como lo dice la nación más poderosa del mundo en su billete de más baja denominación: In God We Trust. Sí, en Dios está toda nuestra confianza y fe, por lo que te envío desde mi teclado un sincero deseo: que Dios te acompañe y guíe en cada paso de tu maravillosa travesía.

Feliz vida.

Desde la cima del Kalapatar, con la mirada al Everest y su cara sur, porque desde lo alto se ve más lejos.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Una cima con Sergio Valente

Hace unos pocos meses subí a una linda cima en Arizona, en la conocida CamelBack Mountain junto con Sergio Valente, líder de DM9/DDB Brasil, una de las más creativas y ganadoras agencias del mundo. Fue

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020