Lo quiero simple y elegante

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tengo poco que agregar a un tema que resumo en dos palabras: simple y elegante.

Así es el Mini o mi Q5, así es el Mont Blanc o aún más el iPad. En unos clicks compro mi boleto en American Express Travel o el tiquete al teatro en TicketMaster. B&H Photo lo simplifica y Amazon lo entrega también. Son todas soluciones que se resumen en dos palabras: simple y elegante.

Mis relaciones con mis amigos son cada día más fáciles, y más significativas, pues son simples y elegantes. Y cuando busco la solución a un problema, que es lo mismo a encontrar la oportunidad en una situación, normalmente elegimos la que resulta ser simple y elegante. Así los negocios, los contratos y hasta los tratos, cómo visto y cómo lucirá nuestro próximo edificio.

El website de Openhouse es simple y elegante, como lo es también el diseño de Tribu o el de Bosz, el de Fusión, Infirma o Camedia. Con las limitaciones de un blog personal al que no alcanzo a darle el tiempo que merece, aspiro a que éste sea también simple y elegante. Como lo deseo en la comida, desde la forma como se prepara hasta la manera como se presenta, o desde la tipografía elegida y en especial si es Helvética.

Una presentación, una redacción, una conversación, una oportunidad de exposición pública, una amistad o una relación comercial, todas ellas o cualquiera en sí mismas son posibilidades para lograr el simple y elegante que tanto prefiero. Ganar o perder, dar y servir, lo que sea, simple y elegente es mejor.

Mi vida la quiero simple y elegante. La atención a mis dimensiones física, intelectual, emocional y espiritual la procuro simple y elegante, como el espacio en mi oficina o el diseño de mi último libro digital.

¿Coincidís conmigo? Es simple y elegante.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

YOUNG LIONS COMPITEN POR IR A CANNES

En Costa Rica estamos a pocos días de iniciar la competencia, para cazar los mejores y más atrevidos talentos jóvenes del país para que nos representen y ganen en Cannes, tanto en Film como en

Hablás demasiado

El país sería otro si en lugar de parlamento tuviéramos un  escuchamento. (Se lo oí a Otto Peraza hace unos años). Si nos dieron dos oídos que escuchan y una boca que habla, ¿no será

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020