El tranvía de los sueños

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hoy la periodista Vanessa Loaiza se lució en La Nación con un artículo que ocupó espacio hasta en la primera página del periódico. El titular dice “Alcalde de San José ofreció tranvía sin respaldo técnico“. Y luego agrega en el primer renglón: “Al calor del triunfo electoral , el alcalde Johnny Araya ofreció un tranvía eléctrico en San José, pero no hay estudios técnicos recientes que respalden una obra que cuesta $10 millones por km.”

¿Así o más limitante? ¿Y quién ha dicho que para soñar necesités estudios técnicos? ¿Cómo ignora que para que algo suceda, primero hay que imaginarlo? Y por cierto, ¿de donde sacó es cifra de $10 Millones por Km? Me impresiona la limitación mental que aprisiona a mucha gente, y por esto hace un tiempo publiqué en mi blog y en La Nación misma un artículo titulado: “Aún en crisis todo ha sido creado dos veces“.  Hoy tendría que agregar que también en el gobierno, aún en campaña y hasta en la alcaldía: para que algo suceda alguien lo tiene que soñar primero. Sin peros ni restricciones, o aprendemos a pensar en grande o seguiremos diminutos.

Yo celebro que Johnny Araya no se esté dejando amedrentar por las limitaciones ticas ni por la pobre visión de muchos, y más bien lo invito a que también sueñe en el metro, el tren, más parques, mejor transporte público, calles seguras y tanto más que le compete a la Alcaldía de una ciudad. El reportaje de hoy aduce la ausencia de estudios técnicos como una carencia. En lo personal pienso que pierde el blanco y  omite por completo la relevancia de su propuesta y compromiso.

Los ticos ya tenemos que avanzar en medio de este pozo de disfuncionalidad. El rezago costarricense es una vergüenza, especialmente a la luz de las ventajas que hemos  tristemente subutilizado. Con el capital social existente, Costa Rica se merece un presente mejor del que vivimos, y por supuesto, un futuro mejor del que aparentemente estamos construyendo.

Del pura vida al todo tranquilo, el reportaje de hoy es una lamentable demostración de pobreza imaginativa. Me hace recordar una frase que te recomienda no soñar en pequeño, o nadie te seguirá. Me hace pensar en la miopía común que mueve a la gente de la facilitación al estado contrariante y lleno de peros. De hecho, hace tiempo propuse eliminar el pero y sustituirlo por y.

Al Alcalde de San José le quedan por delante 6 años para concretar este sueño, así como muchos otros, aunque a él no le toque el honor de inaugurarlos. Confío en que así sea, y como muchos debemos hacerlo, termino acá con una pregunta: ¿Y cómo puedo ayudar?

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

BIENVENIDO AÑO FEROZ

No tengo nada que agregar a lo que todos ya sabemos del año que se inició hace 12 días. En Costa Rica incluso llegó con terremoto, muerte y destrucción, por lo que entró con fuerza

El paradigma de la gasolinera

Hace unos años, como que si fuera ayer, coloqué una anécdota en el blog: “Ojos que no ven”. Es oportuna para recordarnos que debemos ver el mundo con miradas más atentas a lo inesperado, o

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020