Entre el cereal y la leche

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Son las 5:22 de la madrugada. Me vine a la cocina con hambre, pensando en ponerle algo de energía al cuerpo antes de mi entrenamiento. A las 6:00 AM voy por 30 minutos de trote y luego 60 más en el gimnasio con pesas. Cuanto más pasan los añitos, más hay que ponerle.

Pues bueno, llevo unas cuatro servidas de Raisin Bran por unas cinco de leche. ¿Hasta cuándo? Se me acaba el cereal y todavía queda leche. Me acabo la leche y aún tengo cereal. Empato y desempato, una tras otra y no le llego al punto final. ¡Cómo cuesta!

De paso, el cereal es parte integral de mi vida desde siempre, y muy especialmente Kellogg’s. Sin embargo, no empaca en la barriga con la misma potencia que un buen pinto con huevos. Por esto tal vez, uno come más! En fin, y como no soy ni remotamente experto en nutrición, mejor te vas al nuevo blog de Larisa Páez que ahí hay Razones de Peso.

Yo solo sigo por el momento en el dilema. ¿Le pongo más leche? ¿Le agrego un poco más de Raisin Bran, con esas deliciosas pasas incluidas? ¿Sigo o me quedo acá, me pongo las tenis y me voy a correr? Lo que sea que nos agregue energía, vitalidad y salud. Cualquier cosa menos agregarle panza y más grasa a un cuerpo que debe reflejar tu carácter, tu madera, el metal del que estás hecha o hecho.

En fin, aquí te dejo. Este ha sido un dilema de la vida, hoy de madrugada, entre la leche y el cereal, mientras aves trina y pían en el albor del día.

Gracias a Dios: ¡A correr!

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

JC PENNEY SE CONECTA CON ELLA

Llama la atención que en este comercial dirigido al gran mercado americano, el casting es definitivamente latino. También la via musical con la que procura conectar emocionalmente y una historia sencilla contada de una forma

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020