Una vía diferente

Una vía diferente

Una vía diferente ¡En Costa Rica hasta que da miedo proponer!

La fábula de las ollas de langostas en agua hirviendo no puede ser más cierta. Mientras que las alemanas o las gringas se salvarían todas, en un esfuerzo colectivo por salir con vida, en nuestro país pareciera que preferimos morir antes de ayudarnos. No en vano, la mayoría absoluta del mejor y más brillante talento del país rehuye el servicio público y se mantiene en el ámbito de lo privado.

Con el ejemplo inspirador de figuras extraordinarias en la historia, como Mandela, Gandhi o King, debemos darle amplio espacio al espíritu propositivo, proactivo y generoso que auténticamente busca hacer una contribución al país. Así como viviremos nuestra vida entera en nuestro único planeta, debemos cuidar, proteger y construir un futuro mejor para Costa Rica, por la sencilla razón de que probablemente también viviremos en él hasta morir. Y aún así, nuestros hijos e hijas continuarán después.

Ya lo decía Einstein cuando insistía en definir demencia como intentar resultados diferentes haciendo lo mismo. Y como me encanta la idea propuesta por Davinci, al resaltar la simplicidad como la última sofisticación, necesitamos una vía diferente. Por décadas se han lanzado partidos y candidatos por los puestos políticos, mientras que en paralelo se emprenden todo tipo de iniciativas privadas, desde empresas a movimientos, usualmente desconectadas entre sí y sin ningún rumbo compartido.

Así las cosas, en una idea propuesta por Figueres, un grupo creciente de costarricenses y residentes en el país nos decidimos a intentar esa vía diferente. En resumen, la Vía Costarricense es una iniciativa abierta, participativa y multisectorial enfocada en sumar para reimaginar la Costa Rica del futuro, así como para proponer la ruta para hacerla realidad.

Comprendo que lo popular es criticar, serruchar pisos, basurear y echar tierra. Sin embargo, hoy lo diferente es sumarse, proponer ideas, abandonar la zona de confort personal y avanzar en dirección a la mayor contribución posible. Cualquiera que sea tu momento o circunstancia, posiblemente coincidirás en que no podemos no cambiar el mundo. O al menos intentarlo al máximo de nuestras capacidades y recursos.

En el camino, contribuyentes con ideas, propuestas y recursos a la Vía Costarricense tomarán sus propias decisiones. Mientras avanza la Vía, unos iniciarán empresas, otros sus estudios, algunos decidirán cambiar de rumbo y otros avanzarán con sus planes. Es lógicamente un movimiento vivo, dinámico y abierto.

Por esta razón, si José María Figueres se decide aspirar a la candidatura de Liberación en abril del 2013, anuncio que hará en Noviembre próximo, lo hará en su condición de ciudadano costarricense en su legítimo derecho para hacerlo. El desafío de la Vía Costarricense será superar a su fundador, trascender en influencia, rediseñar el país y servir efectivamente por 15 ó 20 años más.

La vida continúa, el mundo sigue girando y calda el que se estanque.

Share Article

Other Articles

¿ESQUELA DE UNA ARGOLLA?

Hoy apareció publicada una esquela para La Argolla, y como es ya su costumbre, nos vuelven a sorprender con sus iniciativas, reacciones y arrebatos. Sin duda alguna de origen rebelde, irreverente y valiente, esta compañía

UN DOMINGO COMO CUALQUIERA

Hoy es un domingo como cualquier otro domingo. Igual nos despertamos por la mañana, nos levantamos al baño, nos cepillamos los dientes e iniciamos el día, sin embargo, a un ritmo distinto que al de

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020