A La Nación con el mayor agradecimiento

Si no fuera por La Nación, el pasado Festival Volcán habría pasado completamente desaperci- bido en los medios de comuni-cación colectiva. Ni Teletica Canal 7, ni Repretel, nunca lo veo, ni Summa o Monumental, ni La República o La Extra siquiera se han decidido a apoyar a ASCAP en su lucha por la creatividad del país, que a la vuelta, es negocio para los medios como que dos y dos suma cuatro. Okey, o hasta 8 ó 10.

Por el contrario, La Nación publicó 4 páginas en su especial Somos Célebres (Hay Link?) y agregó una nota amplia en la sección Viva. Además concedió espacio a una columna hecha por José Fco. Correa donde aumentó la noticia con análisis y una visión personal. La competencia creativa entre agencias y empresas de comunicación comercial es del mayor interés público y tiene un gran valor noticioso. Por sí solo, el Volcán es noticia y La Nación no lo ignora.

Más aún, gracias a la inversión hecha por Tribu DDB, las primeras dos duplas fueron a Cannes a competir en Film. Luego se iniciaron los concursos, fueron dos y después han sido tres parejas en Cannes, sin embargo en estos casos, por el patrocinio decidido y relevante en euros hecho por La Nación, así como por contribuciones menores de otras agencias y medios. Dicho como es, el Young Lions ha sido posible gracias al apoyo de La Nación, por su visión y profunda comprensión del negocio. Su aporte es económico, es en cobertura, agregan espacios en sus páginas y dedican tiempo, recursos y atención, porque comprenden su importancia.

De La Nación yo no podría dejar de escribir y agregar párrafos para destacar sus virtudes, como empresa, como medio, como influenciador y plataforma para modelar la sociedad. También podría anotar docenas de defectos y áreas de mejora, como en cualquier empresa, pero La Nación se destaca como una ejemplar y notable institución privada del quehacer nacional. Yo los admiro, de Mariela y Yanancy soy fan de primera fila. Su apoyo y su compromiso redobla el nuestro y nos hace uno en esta misión sin ROIs previsibles ni pay-back estimable.

Su visión de negocio comprende la importancia de la creatividad, saben que si los anuncios impresos son más creativos, su producto es mejor. Comprenden que si en vez de las decenas de anuncios retail, todos iguales , tuviéramos piezas de entretenimiento comercial, de persuasión intencional, de sorpresa o atrevimiento, la gente pasaría más tiempo con el periódico en sus manos, o en su página en la pantalla.

Debe ser por todo esto y tanto más, que como ningún medio del país, La Nación va a organizar su Pregonero de Bronce número 30 a fin de año. ¡Tres décadas!. Lo hicieron el primer año, luego el segundo, después el tercero, continuaron con el cuarto, y luego el quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, después el décimo primero, décimo segundo, décimo tercero, décimo cuarto, y el quince también. Es fácil decir 30, y si no se recuerda de lo que implica, este párrafo podríá ser más corto, pues luego siguieron con el 16, 17, 18, 19 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29 y ahora pronto el 30 de manteles largos y grandes honores.

La Nación, como ninguna empresa o institución en la historia del país, ha hecho lo propio para estimular la creatividad publicitaria, estimulando al talento joven y creando espacios importantes para hacerlo. Desde la perspectiva editorial como desde la comercial, La Nación comprende y marca la pauta con su determinación. Ojalá muchos otros medios lo lleguen a visualizar igual, y se unan a convertir a Costa Rica en un cluster de formidables agencias creativas destacando en el país y en el mundo también.

Para acabar de admirar a La Nación, esta es la única compañía de medios de comunicación que juega claro en el campo comercial, con las reglas sobre a la mesa, ordenados y sin desquites o regalías, sin reducciones de comisión o bonificaciones bajo la mesa. Quien hace negocios con La Nación sabe el territorio en el que juega, sin vueltas ni regiros.  Así, además La Nación es hoy el mecenas y la plataforma de lanzamiento de la creatividad costarricense, apoyando de forma decidida a ASCAP, la asociación de agencias que se enfocó en la esencia del negocio sin tapujos ni temores, aunque digan lo que digan.

En el marco de mi agradecimiento y aplauso, invito a La Nación a abrir espacios para que la gente conozca más de lo que sucede en la vida publicitaria, que publique más noticias de los resultados en los concursos internacionales. Agencias costarricenses están logran lo que jamás se soñó posible, es noticia de gran interés público y a menudo se omite su publicación. A Yanancy Noguera le invitamos a considerar más cobertura para los creativos del país que compiten en el mundo, así como a las empresas que los impulsan. ¿Una sección semanal tal vez? ¿Una columna a la semana? Ud. nos dice y empezamos a escribir.

Una sección semanal podría ser un espacio de mayor enorme interés aún. Los creativos mismos la prepararíamos, alimentaríamos y convertiríamos en un foro para crecer, impulsar e innovar. Hay material de sobra, que seguramente provocará en el lector más interés, lealtad y seguimiento. El movimiento creativo sigue y va pronto a Fiap en Buenos Aires, después a Cannes, luego Antigua y muchos lugares más.

Escribo este mensaje con mi más sincero agradecimiento a La Nación, en particular a Manuel Franciso Jiménez y Daniel Robert, muy especialmente a Yanancy Noguera, Armando González, Julio Rodríguez, Doriam Díaz y por último, a quien ha hecho una contribución importante en todo sentido, Mariela Rodríguez, motor y convencida de la importancia del estímulo a la creatividad del país.

¡Salud!

Facebook Comments

Comentarios de Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *