Competir para ganar (2).

En Incae me enseñaron una definición de estrategia que me encanta. Estrategia es acerca de opciones, de decisiones con sacrificio y  acerca de elegir delibera-damente ser diferentes, según propuso Michael Porter. También estrategia es acerca de saber con claridad cuándo se debe decir no. El éxito será después resultado de un tema de disciplina ejecucional, entre muchos otros factores.

También aprendí que la competitividad de un país se alimenta de la exigencia apasionada del consumidor local. La demanda generará competencia que traerá un mejor producto, que a su vez estimulará la diferenciación entre los competidores. Los 5 factores de Porter de la competitividad son conocimiento común hoy día, así como su idea de la creación de clusters y su visión con respecto a las cadenas de valor. Hace unos años, en marzo del 2007 hice una exposición que ya traía algunas ideas resumidas, por si tenés 10 minutos de tu valioso tiempo. Si no es así, te invito a seguir abajo con estos párrafos de marco conceptual.

Dicho esto, no tiene éxito financiero el mejor de una categoría, pues pueden ser varios los “mejores”, sino aquellos que se han logrado diferenciar de una forma sostenida. Estarán los líderes en bajo costo, los que tendrán éxito por su diferenciación o bien, quienes se habrán apuntado al enfoque en un nicho del mercado. Cualquiera que sea el camino, habrá que tomar decisiones con sacrificio y comprender que el futuro será próspero en el contexto de un entorno más competitivo. Es simple: competir para ganar.

Por estas ideas resumidas en los párrafos anteriores, así como por muchas otras recibidas en el aula y la vida, hace unos 6 años me propuse elevar el nivel competitivo del país en mi industria publicitaria. Comprendiendo la teoría, para lograr que Tribu se superara a sí misma, era necesario colocarla en un entorno más exigente, más desafiante y con un nivel de mayor competencia. Asumí la presidencia de Ascap, la asociación de agencias, y aporté todo lo que consideré sería de legítimo valor agregado, con apoyo de la Junta Directiva y los asociados, por contribuir a más competitividad enfocados en la creatividad.

Entre los logros y aportes de mayor satisfacción, destaco de primero la creación del Volcán a la Vida, entregado como reconocimiento a nuestra querida Mirta de la Cuesta, a solo unos días de su sentida partida. Personalmente me ocupé de traer la representación de Cannes para Ascap, así como la de los Effies, creamos el concurso de los Young Lions y enviamos a los primeros jóvenes a Francia, así como a los primeros estudiantes al Roger Hatchuel Academy.

Estimulamos la competencia internacional, promovimos los viajes a los festivales y el país pasó de uno sin trascendencia a uno con notoriedad.  En los últimos 4 años se han ganado 9 Leones en Cannes, dos festivales Caribe han sido dominados por agencias costarricenses, cayeron Oros en muchos festivales y la creatividad costarricense está entre las ganadoras. Dejamos de hacer muchas cosas en la asociación, y nos enfocamos en la esencia de nuestro negocio. Tomamos decisiones con sacrificios y elegimos ser intencionalmente diferentes. Fueron movimientos estratégicos, incluida la apertura de la asociación a los demás actores clave del mercado en todas las categorías de la comunicación comercial. La competencia local se había encendido y así iniciamos la nivelación de nuestros fogueos con el nivel internacional. Ya lo mencioné antes: competir para ganar.

Con la mirada en el negocio, primero el de nuestros clientes y después en el nuestro, primero en sus marcas y después en la nuestra, estimular la creatividad ganadora en el país es esencial para nuestra industria, y por esto, todos quienes se oponen, en mi opinión, se encuentran en un absurdo sabotaje de la prosperidad y el crecimiento del país. Las agencias que no participan localmente, que se separan de Ascap o que no se suman, están torpedeando su propio barco, por la miopía clásica de quien no ve más lejos de su nariz.

Es fundamental reunirnos en un solo foro y plantear nuestras diferencias. Si tenemos un abismo entre nuestras opiniones, es irrelevante. Si vemos el mundo azul o de rosado es intrascendente. Si pensás que soy un tarado o un gran necio, por favor, explicámelo  despacio. Lo vital es que los actores alejados se acerquen, que dejen la apatía y el aislamiento,  que acepten la competencia y el enfrentamiento, claros de que la verdadera competencia es internacional, así como de que las grandes oportunidades de negocio están en el mundo. Por todas estas razones, acá les dejo esta como la invitación más larga y argumentosa de la historia.

Compitamos, discutamos, polemicemos, conciliemos, construyamos en el ring del mercado nacional como fogueo para ir a ganar en el mercado global. Elevemos el producto creativo de nuestro maravilloso talento, estimulémoslo y hagamos todo lo necesario para convertirlo en modelo, ejemplo e inspiración. De mi opinen lo que se les antoje, pero veámonos a los ojos y coincidamos en una: vamos a ganar más en un campeonato nacional que en canchas abiertas. Aprendamos a ganar cediendo, y por favor, colegas todos, propiciemos éxito y prosperidad.

Ganamos más si ganamos todos.

Lectura Recomendada: ¿Cuál es la razón para ser miembro de ASCAP?

Lectura Recomendada: Tribu DDB continúa su travesía

Mañana sigue la tercera entrada de esta serie, titulada: Viva la diferencia.

 

Facebook Comments

Comentarios de Facebook:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *