DEBATES FUERON DIALOGOS SORDOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email


Los debates de anoche solo pudieron contribuir a la confusión. Los seguí en estado de imparcialidad deliberada. Al indeciso con seguridad los debates le generaron un legítimo colocho mental, que solo más indecisión pudieron traer como resultado.
Sin excepción, la exhibición de “gallitos de pelea” fue para la interrupción descortés, para la “conversación” caótica de dos hablando a la vez, para las acusaciones de mentira, falsedad e inexactitud. Las expresiones de sarcasmo no faltaron, los manejos intencionados y la argumentación manipulante tampoco. Para colmo de males, al final entre abrazos y manos apretadas, fuimos testigos de una demostración pública de hipocresía, celebrada por Ignacio Santos y Pilar Cisneros como demostración de civismo. Es decir, nos acusamos de mentirosos, falseadores de datos, inexactos malintencionados y mucho más, y al final, como todo era un teatro montado, nos abrazamos y felicitamos con sonrisas hechizas. No comprendo.
Los debates de anoche se me parecieron a las piñatas. Desde niños nos enseñan que es divertido darle una paliza a un super héroe, a un personaje amado o una figura colorida y feliz. Luego nos enseñan que hasta romperla a pedazos podemos disfrutar de lo que traen por dentro, con el valioso agregado de que nos debemos tirar por los confites cuando caen al suelo, en una salvaje y egoísta manisfestación colectiva de que se lleva más el que sea más agresvamente tagarote. O bien, gana más confites todavía si encima y contra lo deseable, una madre se lanza a ayudarle a su desvalido hijo o hija para llenarle luego la bolsa con más dulces de los que se podrá comer sin enfermarse.
Los debates de anoche fueron una demostración de este tipo, aleccionaron en negativo y enseñaron valores no deseados. Sin embargo, vale concluir exaltando lo positivo, se abrió espacio a la polémica, a menudo diálogo de sordos, y se vivió en respeto a la libertad de expresión.
Bendita democracia, que no hay nada mejor. Mientras tanto, igual que antes de los debates, me mantengo firme en el sí, que sería demencial pensar en obtener resultados diferentes y mejores, haciendo lo mismo.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

TRIBU Y LOS UNIVERSITARIOS

En la última semana nos visitaron estudiantes de la Ulatina, la Fidelitas, Uveritas, Interamericana y UCR, así como del Tecnológico de Monterrey de su sede en San Luis Potosí. Hace un par de semanas atrás,

Correr una maratón

Correr una maratón es una experiencia inolvidable, es un desafío integral, es un logro emocionante y es una marca personal. La maratón es una distancia de 42.2 kilómetros y prueba disciplina, perseverancia, el producto de

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020