Los resoluciones del año nuevo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

 

Hace un rato vi un comentario de Rosita Cajas en Facebook que dice: “…buscando inspiración para plantearme mis resoluciones 2012… Tanto que decidir a solo una semana!”. Le marqué un Like y me vine directo al blog para compartir una idea simple, porque somos muchos los que estaremos marcando el 2012 con nuevos o reforzados propósitos. ¿Cierto?

Así que bueno, si somos en efecto seres compuestos por 4 dimensiones, como lo plantea Stephen Covey, tal vez las resoluciones del año nuevo tengan acá una guía práctica para empezar. Así lo creo y aquí te las dejo para tu consideración: somos cuerpo, mente, corazón y espíritu.

En dirección al 2012, es buena idea plantear resoluciones que atiendan nuestra dimensión física. Aquí te podés ir de la maratón al tubo, de la lipo al peso, de yoga a las pesas, de la mechas al nuevo corte de pelo, de la nutrición al deporte que más te guste. Casi que de seguro, todas las resoluciones del año tienen que ver con ejercicio y peso, por lo que es fácil que coincidamos acá. Debemos cuidarnos y procurarnos salud apasionadamente, que solo así podremos dar lo mejor.

Cuando le entramos a la dimensión intelectual, seguramente que coincidimos también. Hay que crecer en conocimiento, tenemos que aprender, leer, expandirnos e inspirarnos. ¿Qué tal un libro de un premio Nobel al mes? ¿Un nuevo seminario o evento? ¿Regresar a la U por historia del arte? ¿Cómo vivir en balance financiero? ¿Un TED talk a la semana? Acá hay mucho para elegir, pues si el servicio a los demás es la ruta a la grandeza, tenemos mucho que aprender, conocer y descubrir. Conocer es el primer paso hacia la sensibilidad.

En la dimensión emocional encuentro los propósitos que más gozo. Se trata de todos las resoluciones que atenderán a mi familia, mis amigos, la gente con la que comparto vida y a quienes debo sentidas resoluciones de año nuevo. Desde un almuerzo al mes con mis amigos, un viaje exótico con mis hijos, la vida en pareja a todo corazón y planificación, hasta ser generosos, dar a los que menos tienen y dedicarte a ayudar con las manos abiertas. (Te recomiendo ver Staying in Love). En esta dimensión ubico mis más importantes pasiones: la gente que amo. También aquello que amo hacer y que al final me traerá resultados en mi carrera profesional. El dinero siempre será mejor como un resultado y no como un objetivo.

Por último, y no por ello menos importante, está nuestra dimensión espiritual. En el eje de nuestra vida deben estar nuestros valores esenciales, aquello en lo que creemos y por lo que logramos significado. Algunos lo encuentran en la meditación, otros en la Biblia, el Corán o el Torah. Donde quiera que sea que la encontrés vos, esta es una dimensión que también debe ser atendida deliberadamente. (Mirá por dónde estamos nosotros: Openhouse, pues tal vez se trate de reinventar la religión, en procura de una íntima relación con Jesús).

Como lo plantea Covey, somos algo así como casas de 4 cuartos. Por esto, debemos ordenarles y dedicarles tiempo regularmente, todos a la vez y siempre con atención. Por experiencia propia, es buena idea que cada dimensión sea atendida constantemente. ¿Te parece diariamente? ¿Cómo la ves?

Vienen las resoluciones del 2012, y como somos muchos buscando inspiración para el 2012, como lo publicó Rosita en su perfil, acá te quedan algunas ideas. Ahora, te propongo resumirlo en una palabra: BRILLARÉ.

¡Que sea el mejor año de tu vida!

Brillarás. (no te perdás este video hasta el final 🙂

No somos lo que tenemos, sino lo que compartimos. Así que tomá papel, lápiz (o dedos a la compu, el iPad o tu móvil) y empezá a escribir tus nuevas resoluciones para el 2012. Tenés la idea de servir, 4 grandes capítulos para empezar, mucho para dar y mucho que lograr.

¡Salud!

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

El Wave en Rio de Janeiro

El casado en Brasil se llama feijoada, y esa ha sido precisamente nuestro primer comida al llegar a Copacabana para el Wave Festival. Con un aire al Carlton en Cannes, el Copacabana Palace en Río

El vuelo de las avestruces

Siempre me han impresionado éstas enormes aves con sus largas extremidades y tupidos plumajes, con ese erguido y pálido cuello que les caracteriza, su rostro amigable y paso rápido. Si las tuviera que describir a

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020