TRIBU: A LOVEMARKS COMPANY

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde abril del 2003, asumimos un compromiso estratégico con la idea de crear y perpetuar Lovemarks, para enfocarnos en el branding emocional y la sostenibilidad del negocio de nuestros clientes. . Lo hicimos después de habernos asegurado de sentirla en nuestros corazones y en nuestra cultura, de consentirla y entretejerla en nuestra vida cotidiana, de nutrirla y vivirla en su desarrollo entre nosotros.

La idea propuesta por Kevin Roberts, CEO Mundial de Saatchi & Saatchi, adoptada en mi primer encuentro con el concepto en el 2001 en Auckland, New Zealand, adaptada y tropicalizada a nuestro país y nuestras circunstancias, así como enriquecida por nuestros aportes, nos ha llevado a la conclusión de que posiblemente, en nuestro enfoque estratégico nos podremos mantener en esta dirección al menos por unos 100 años más. (¡Creo que Porter y Prahalad, Brenes y Retana podrían estar orgullosos de nosotros por esto!).
Asímismo, en reconocimiento abierto a la evolución constante que vivimos, nuestro cero temor a probar e innovar, así como por nuestra disposición constante a abrir brecha y ser pioneros, hemos decidido ser los primeros en el mundo de Saatchi en declararse una compañía Lovemarks.
Es decir, nos moveremos a partir de hoy para concentrarnos en la idea más poderosa, comprensiva e integral, más transformacional y gestora de negocios. Nos focalizaremos en esta propuesta de amor y de negocios, y por ello, evolucionaremos ahora de una “Compañía de Ideas” a una “Compañía Lovemarks”, o bien, “A Lovemarks Company”.
Hemos descubierto su enorme potencial para transformar el mundo de nuestros clientes, y nos dirige a todos en un sentido que tiene oportunidad de negocios, atención en lealtad y esencia en la integralidad del ser humano y su búsqueda por una propuesta de vida integral, holística y armoniosa.
Esta evolución, en abierta discusión en el mundo de Saatchi & Saatchi, tiene en mi opinión, una sola avenida, y que precisamente es aquella que muerde la bala y se decide por completar el proceso, terminar de poner el punto laser en el centro del blanco, compromete a pensar con el corazón y finalmente alinear todo lo que hacemos en dirección a un mundo de marcas que inspiren lealtad más allá de la razón. Y para ser consecuentes, empezando por nosotros mismos y nuestra propia Tribu.
Luego entraremos a profundidad y conversaremos un poco más a fondo. Mientras tanto, la belleza de esta propuesta es que nos mueve al territorio de las posibilidades de todos los días para hacer una contribución, y nos convence de que podremos hacer un aporte cotidiano para hacer del mundo un lugar un poquito mejor a través de los negocios.
Así que en lo que sigue nos verás reconociendo abiertamente esta evolución, sencillamente porque es el reflejo de nuestro propio proceso interior. Acá en el blog y por ahora, solo te adelantamos que Tribu se enfocará aún más en Lovemarks, y porque cada cliente nuestro avance en mover sus marcas de un lugar en el mercado, al corazón de nuestra cultura.
(Artículo originalmente publicado el 26 de Abril del 2007)

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Dos sorpresas para celebrar (5)

La imagen de pantalla presenta a un ganador inesperado. En el pasado Volcán fue la primer sopresa que muchos coincidimos en celebrar. El mejor trabajo del Festival se lo llevó House Rapp por su caso

Las remotidades del diario

Hace unos días me encontré con una fotografía llena de montañas nevadas. Me imagino que se deben haber dilatado las pupilas al reconocer Queenstown y esas montañas majestuosas llamadas correctamente las Remarkables, o dicho en

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020