Relevancia: el desafío de la Semana Santa y la Iglesia convencional

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¡Qué difícil es sentir, recordar y recibir el mensaje de Cristo en la cruz en éstos tiempos! Por mis recuerdos de infancia me da la impresión de que antes era más fácil vivir la Semana Santa en su profundo significado de vida.

En otras épocas, se guardaba la semana con respeto profundo, con cierto temor y apego a tradiciones de siglos que me parece nunca debimos perder. Anualmente se cumplía un ciclo, y al menos en una época del año, lográbamos guardar unos días para enforcarnos en la vida de Jesús, su muerte en la cruz y la resurrección que completó su misión de salvación para todos.

Con las tradiciones de Semana Santa, era imponente cada procesión, cada película con historias de la Biblia y cada caminata por las calles vacías de carros en respeto a la tradición. Se cambiaba la dieta y se surtía de atún, bacalao y mariscos, mientras que la llegada del atardecer del Viernes Santo se cargaba de pesar, de sentimientos y dolor. La mañana del domingo traía las buenas nuevas de la resurrección de Jesús, en su muerte nacía la vida y con el mensaje de vida eterna, nos íbamos al resto del año llenos espiritualmente y sensibles a su presencia, después de casi haber tocado lo que no podemos ver.

Pienso que la Semana Santa, al estilo de los sesentas que viví de niño, nos entregaba un ambiente propicio para conectar con Dios de una forma diferente al cotidiano del resto del año. Después de todo, poco o nada podemos hacer para convencer a nadie de nada, mientras que sí podemos crear ambientes que faciliten una experiencia de conexión espiritual. Aquella Semana Santa hizo lo suyo y hoy, como tradición perdida y maravilloso recuerdo del pasado, aunque algunos lo lamentemos, debe ser reinventada.

La competencia por llevar el mensaje de salvación al mundo es enorme. Dejó de ser una competencia entre la iglesia Católica y la Bautista, la Metodista o la Cristiana moderna, y pasó a ser una competencia con el cine 3D, las promociones de tiendas de todo tipo, la playa con descuentos, las pantallas a todas horas, los videojuegos y tanto más. Todo el entretenimiento, la diversión, los pasatiempos, como la interactividad, los recursos audiovisuales y la tecnología, absolutamente todo ha evolucionado y a tal grado, que la iglesia tradicional tiene todas las fichas compradas para seguir perdiendo gente y correr la misma suerte de la Semana Santa, a menos de que evolucione y se reinvente también.

Así como la Semana Santa de nuestros tiempos, al inicio de la segunda década del tercer milenio de la era Cristiana, la iglesia que lleva el más importante mensaje de todos los tiempos tiene hoy su nuevo desafío: ser relevante en un mundo como nunca se había conocido, lo que signfica que debe ser sobresaliente, destacada, importante y signficativa. Éste es el gran desafío de la iglesia convencional, en el mismo mundo que casi ha llevado a desaparecer las tradiciones de la Semana Santa.

Lograr relevancia en una época como la actual, donde Avatar llevó el entretenimiento a un nivel indescriptible y Alicia en el País de las Maravillas llegó como jamás nos la habíamos imaginado posible, creo que es un desafío como pocos. Lograr una iglesia relevante en el mundo de la Internet, la creatividad y la innovación al máximo nivel de la historia, es sencillamente una misión casi imposible, salvo que nos decidamos a adaptarla, a reinventarla y dejar de sostener lo insostenible. Igualmente creo que los antiguos que hicieron la iglesia no tuvieron un derecho exclusivo, y que hoy nos corresponde hacer nuestra contribución, para llevar el único mensaje que puede llevar amor verdadero, vida eterna y legítima paz.

En el mundo conozco varios modelos de iglesias relevantes. Menciono Willow Creek, Mars Hill, Saddle Back, por solo citar tres entre de las que más me han impresionado en mi limitado conocimiento del tema. Sin embargo, North Point Community Church, en mi opinión, es la más importante de todos los modelos exitosos del siglo XXI, si pensamos en una posible adopción, adaptación y recreación en nuestros países. Para terminar, advierto que éstas son iglesias bíblicas, en el contexto de formidables organizaciones cuidadosamente diseñadas para proteger el mensaje y su misión. En Costa Rica, echale una mirada a Unidos y a The Openhouse Project.

Relevancia es el gran desafío de la Semana Santa y la Iglesia convencional. Lograrla obliga a nuevas rutas y caminos a los recorridos en el pasado, bajo la autoridad Bíblica y enfocados en Jesús. Feliz Semana Santa a todos, y que tanta competencia no te permita dejar de recordar el sacrificio inimaginable del Hijo de Dios en la cruz.  Su mensaje fue rescatado en cuatro evangelios y varios libros más en el Nuevo Testamento, maravillosamente compilados hace siglos, junto con otros antiguos libros que hoy se conocen como el Antiguo Testamento, para formar el perfecto manual de vida que encontramos en la Biblia.

Y te dejo con una idea: se la iglesia.

Share Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Other Articles

Subscribe

Copyright All Rights Reserved © 2020